99% Brosers
Ultimas Noticias

Agradecimiento de la familia Caldera

Tengo el honor de agradecer en nombre de la familia Caldera, especialmente en el de mi madre, Alicia Pietri de Caldera, las numerosas manifestaciones que hemos recibido de compatriotas venezolanos y amigos extranjeros, con motivo de la despedida de este mundo de nuestro padre y líder … Leer mas

Despedida de Rafael Caldera

Llamado por Dios a dejar este mundo, como es destino de todo ser humano, deseo para mi Patria aquello por lo que tanto he luchado … Leer mas

Mensaje al pueblo de Venezuela

1) Al término de una extensa parábola vital, puedo decir que he sido un luchador … Leer mas

Informacion
 
Ver Videos
Siguenos en:
Flickr
Wikipedia
facebook
Twitter
YouTube

Para presentar La Venezuela civil

Para presentar La Venezuela civil

 
Rafael Tomás Caldera 
 
En nombre de mis hermanos, y en el mío propio, quisiera agradecer —primero que nada— a Elías Pino Iturrieta por la magnífica presentación que ha hecho del libro, con tanto acierto, y por sus palabras en este acto.
Pienso que el autor de los textos, que Elías conoció bien, estaría muy complacido.
Resulta, pues, un estupendo regalo de cumpleaños en la ocasión del aniversario de su nacimiento, hoy hace noventa y ocho años.
 
Agradecer también la buena mano de Sergio Dahbar en su edición.
Sergio es hombre de libros y, en cierto modo, para los libros: produce, evalúa, divulga.
Es persistente en su empeño por dar a conocer todo lo que afirme lo humano. Podría decir de él aquello de Saint-Exupéry: que quería fundar el respeto por el hombre.
 
Miguel Henrique Otero ha sido nuestro anfitrión. Agradecemos su generosidad al permitirnos presentar este libro aquí en EL NACIONAL, cuya significación en la vida civil del país nadie puede desconocer ni minimizar.
Ningún sitio mejor para este acto donde queremos recordar la vigencia de la Venezuela democrática.
 
Permítanme ahora, por unos minutos, yuxtaponer a las significativas palabras de Elías y de Sergio unas breves reflexiones sobre la tarea que nos ocupa.
 
La constitución real de una sociedad, el modo como es gobernada, depende de su tradición. Para bien o para mal, nada resulta más difícil que cambiar esa forma consuetudinaria, donde valores, actitudes y maneras de comportarse vienen a veces de un pasado remoto. No parecía un buen presagio aquella declaración de un manifestante entusiasta en la Plaza Tahir cuando, al elegir a Mursi, decía que por primera vez en siete mil años habían escogido a su gobernante. A lo que añadía otro: es la primera vez en la historia de Egipto que hemos tenido un presidente civil. Duró poco el contento.
 
En Venezuela hemos tenido dos tradiciones, no una sola.
 
Afirmaba Rafael Caldera al presentarse el proyecto de constitución a la Asamblea Nacional Constituyente en 1946: “Se ha observado muchas veces la injusticia de aquellos equivocados sociólogos para quienes la del Gendarme Necesario ha sido la legítima tradición venezolana. Yo creo que ha habido, como lo señala en un valioso ensayo Augusto Mijares, la lucha entre dos tradiciones: la tradición civil que se ha visto siempre renacer a través del combate contra las tiranías, la tradición civil que ha consignado los anhelos de organización digna y legítima del pueblo venezolano, y que ha hecho frente a esa otra tradición caudillesca, que fue el subproducto de la guerra, que nos afligió durante muchos años y que debemos hacer todos los venezolanos un compromiso de honor para desterrar definitivamente”.[1]


[1] Diario de Debates de la Asamblea Nacional Constituyente, de fecha 11 de febrero de 1947, página 22, 2ª columna.

Leer mas...

 
Site made in Hollywood Web Artist. USA - California. Phone:323-230-8313.  CopyrightęDr.Rafael Caldera. Secure Zone
99% Brosers