99% Brosers
Ultimas Noticias

Agradecimiento de la familia Caldera

Tengo el honor de agradecer en nombre de la familia Caldera, especialmente en el de mi madre, Alicia Pietri de Caldera, las numerosas manifestaciones que hemos recibido de compatriotas venezolanos y amigos extranjeros, con motivo de la despedida de este mundo de nuestro padre y líder … Leer mas

Despedida de Rafael Caldera

Llamado por Dios a dejar este mundo, como es destino de todo ser humano, deseo para mi Patria aquello por lo que tanto he luchado … Leer mas

Mensaje al pueblo de Venezuela

1) Al término de una extensa parábola vital, puedo decir que he sido un luchador … Leer mas

Informacion
 
Ver Videos
Siguenos en:
facebook
Flickr
Wikipedia
YouTube
Twitter

Para presentar Los desafíos a la gobernabilidad

Para presentar Los desafíos a la gobernabilidad democrática

 

 Rafael Tomás Caldera 

 1
El 6 de diciembre de 1958, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Wolfgang Larrazábal, candidatos presidenciales en la primera campaña electoral tras la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, suscribían una Declaración de principios y un Programa mínimo de gobierno. Ante el país que acudiría a las urnas para votar el domingo siguiente, los candidatos significaban con esos textos, complementarios del Pacto de Puntofijo, que la implantación de la democracia en el país estaba sustancialmente unida a su desarrollo.
 
Así, vivienda, educación, trabajo, salud, seguridad social, reforma agraria, dominio de la riqueza petrolera: todo lo que —proyectado en el tiempo— se haría para elevar el nivel de vida de nuestro pueblo constituía una meta tan importante como el propio sistema político, que debía asegurar la libertad, la igualdad y la participación de los ciudadanos en la orientación de la cosa pública.
 
Parte esencial y como soporte de ese programa era un compromiso ético, con dos manifestaciones principales: la voluntad de administrar en forma honrada, limpia y transparente el patrimonio público; el empeño por realizar la justicia social, esto es, de gobernar no para provecho de un grupo sino para el bien común.
 
Esa entraña ética resultó clave en el momento de vivir por primera vez en nuestra historia la plena alternabilidad pacífica en el ejercicio del poder, cuando en 1968 el partido de gobierno reconoció el triunfo electoral de un candidato opositor, y Raúl Leoni entregó en marzo siguiente la Presidencia a Rafael Caldera.
 
A casi sesenta años de la firma de aquel Programa mínimo se puede decir que las metas sustantivas allí trazadas están todavía por conquistar. A pesar de nuestro avance en muchas áreas, no hemos alcanzado el desarrollo.
 
En los cincuenta años que van de 1960 al 2010, en parte por su mismo progreso, Venezuela ha pasado de ser un país exportador de recursos naturales a ser también exportador de capital y exportador de sus recursos humanos, incluso altamente calificados. Además, sin negar lo realizado, en particular en la etapa ascendente de nuestra república democrática, hemos de reconocer nuestro retroceso en los indicadores sociales del desarrollo.
 
Ello apunta, me atrevería a decir, a una falta de continuidad en las metas de la nación y, quizás más grave, a la pérdida del compromiso ético inicial, que abrió la puerta a la corrupción y al reparto oligárquico de lo público.
 
Por otra parte, ha habido y hay una dificultad estructural de importancia: sin la integración de la América Latina para formar una verdadera comunidad de países, resulta muy difícil, por no decir imposible, contrarrestar la fuerte succión ejercida sobre la región por el poderío económico del Norte, que termina por absorber nuestros mejores recursos.
 

Leer mas...

 

Rafael Tomás Caldera 

 
Site made in Hollywood Web Artist. USA - California. Phone:323-230-8313.  CopyrightęDr.Rafael Caldera. Secure Zone
99% Brosers