99% Brosers
Ultimas Noticias

Agradecimiento de la familia Caldera

Tengo el honor de agradecer en nombre de la familia Caldera, especialmente en el de mi madre, Alicia Pietri de Caldera, las numerosas manifestaciones que hemos recibido de compatriotas venezolanos y amigos extranjeros, con motivo de la despedida de este mundo de nuestro padre y líder … Leer mas

Despedida de Rafael Caldera

Llamado por Dios a dejar este mundo, como es destino de todo ser humano, deseo para mi Patria aquello por lo que tanto he luchado … Leer mas

Mensaje al pueblo de Venezuela

1) Al término de una extensa parábola vital, puedo decir que he sido un luchador … Leer mas

Informacion
 
Ver Videos
Siguenos en:
Twitter
Wikipedia
Flickr
facebook
YouTube

Para presentar Justicia Social Internacional

Para presentar Justicia Social Internacional

Rafael Tomás Caldera 
1
Para Rafael Caldera, primer corresponsal en Venezuela de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de Filadelfia del 10 de mayo de 1944 fue como una clarinada que había de resonar hondo en su conciencia. Así, hasta el fin de su vida no cesaría de hacer referencia a ese importante documento, para recordar que “la pobreza, en cualquier lugar, constituye un peligro para la prosperidad de todos”. Hay en la naturaleza de las cosas un llamado a la solidaridad, que los hombres debemos realizar de modo voluntario para lograr una convivencia universal en la paz.
 
No había terminado la Segunda Guerra Mundial. Por eso, la reunión de la Organización Mundial del Trabajo tuvo lugar en los Estados Unidos, en Filadelfia. Allí se produjo esa memorable Declaración,  “texto pionero —ha escrito Alain Supiot—, que pretendía convertir a la justicia social en una de las piedras angulares del ordenamiento jurídico internacional”.[2][1] A ella, señala el mismo autor, siguió “algunas semanas más tarde, la conclusión de los acuerdos de Bretton Woods, luego, al año siguiente, la creación de la Organización de las Naciones Unidas y, finalmente, la adopción en 1948 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, etapas ulteriores en las cuales se encuentra en acto el espíritu de Filadelfia.
 
Leer en este primer documento del naciente nuevo orden mundial la rotunda afirmación de que “la paz permanente solo puede basarse en la justicia social”[3] venía a reafirmar sus convicciones. En efecto, el inicio de su carrera pública y de su vida profesional estuvo marcado por el Derecho del Trabajo. A los veinte años de edad, fue designado sub-director de la recién creada Oficina Nacional del Trabajo y colaboró intensamente en el proyecto de la primera Ley. Haría luego su tesis doctoral sobre ese tema, con el resultado de un libro reconocido en el Continente y que sería texto en las universidades venezolanas.
 
2
A la distancia en que nos encontramos hoy, en la sociedad del conocimiento y de la información, se nos hace difícil pensar en la cuestión obrera, después cuestión social. No que el trabajo y su remuneración hayan dejado de ser problemas de primera importancia en toda sociedad, sino que hay ahora formas múltiples de desempeño laboral y, por consiguiente, de inserción en el proceso productivo o de prestación de servicios.
 
En cambio, sigue vigente —en Venezuela, de modo apremiante— la cuestión del desarrollo, como vino a plantearse luego en la doctrina todo lo referente a la cuestión social.



[1] Alain Supiot, El espíritu de Filadelfia (La justicia social frente al mercado total), Barcelona, Península, 2011, p. 11.
[2] Cf. Supiot, ídem.
[3] Cf. Declaración de Filadelfia, II.

Leer mas...

 
Site made in Hollywood Web Artist. USA - California. Phone:323-230-8313.  CopyrightęDr.Rafael Caldera. Secure Zone
99% Brosers