99% Brosers
Ultimas Noticias

Agradecimiento de la familia Caldera

Tengo el honor de agradecer en nombre de la familia Caldera, especialmente en el de mi madre, Alicia Pietri de Caldera, las numerosas manifestaciones que hemos recibido de compatriotas venezolanos y amigos extranjeros, con motivo de la despedida de este mundo de nuestro padre y líder … Leer mas

Despedida de Rafael Caldera

Llamado por Dios a dejar este mundo, como es destino de todo ser humano, deseo para mi Patria aquello por lo que tanto he luchado … Leer mas

Mensaje al pueblo de Venezuela

1) Al término de una extensa parábola vital, puedo decir que he sido un luchador … Leer mas

Informacion
 
Ver Videos
Siguenos en:
Twitter
Wikipedia
YouTube
Flickr
facebook

Palabras de Monseñor Ovidio Pérez Morales

 

 

  Como Obispo, que fue discípulo y amigo del Dr. Rafael Caldera y que también compartió con él en la oración, cuando se acercaba al término de su peregrinación terrena, considero un deber el decir algunas palabras ahora cuando lo despedimos, en la esperanza de reencontrarnos con él en la plenitud del Reino de los Cielos.

   Despedimos a un creyente sincero y consecuente, quien, con las limitaciones y fallas características de la condición humana, se esforzó en llevar adelante una vida personal, familiar y pública, coherente con su fe cristiana, católica.

   Despedimos a un creyente perteneciente al laicado de la Iglesia. A un hermano que entendió bien lo propio de la condición de laico, de seglar, dentro Pueblo de Dios. En efecto, tomó viva y activa conciencia de que su misión como cristiano en el mundo, no se restringía a la vida interna de la comunidad de la Iglesia, sino que debía traducir su fe y su pertenencia eclesial en un compromiso serio, para hacer del Evangelio savia y fermento de un nuevo humanismo, de una nueva sociedad.

   El compromiso político de Rafael Caldera se explica desde una sólida y fecunda convicción de fe. El entendió la política, en su sentido más amplio y genuino, como un ejercicio efectivo y privilegiado del mandamiento máximo del evangelio: la caridad, el amor. Y entendió la política como un desafío puesto a la responsabilidad ética y religiosa, expuesta a los riesgos y desafíos que la existencia humana, auténticamente asumida, encierra, especialmente en el campo de lo político-partidista y de las tareas de gobierno. No encerró su fe en una torre de cristal, en una caja fuerte, en una sala protegida contra toda contaminación. Expuso la práctica de su libertad a retos y a fallas, en la arena de la discusión, de la controversia, pero siempre en una perspectiva de servicio.

   A los analistas y a los historiadores les queda un trabajo de investigación crítica. A la Iglesia, Rafael Caldera le deja un testimonio de laico, que que se convierte en invitación a muchos, muchísimos laicos, para que entiendan la fe como motor e impulso de novedad en la sociedad, para hacer, junto con hombres y mujeres de otras confesiones o convicciones, que la libertad y la justicia, la solidaridad y la fraternidad, la unidad en la pluralidad y la paz, no queden como entelequias o simples buenos deseos, sino que se conviertan en compromiso y trabajo concretos para la edificación de una nueva sociedad.
Despedimos a un venezolano, que desde su fe, procuró ser un ciudadano servidor de la patria, constructor de democracia, respetuoso del pluralismo político, agente de justicia y de fraternidad.

   En momentos en que Venezuela urge de encuentro y de y paz, estamos seguros de que Rafael Caldera desde el Cielo intercederá por esta nación, para que sea de veras hogar para todos los venezolanos, casa común acogedora de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, ya nacidos aquí, ya venidos de otras tierras. Una Venezuela en donde nos sepamos entender, soportar, respetar y ayudar para amasar una convivencia a la altura de personas, de seres humanos hijos de Dios.

   Podemos estar seguros también de que el hermano Rafael está escuchando allá arriba las palabras que leemos en el Evangelio de san Mateo, cuando describe el Juicio Final: "¡Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor" (25, 21).

Monseñor Ovidio Pérez Morales

 

 
Site made in Hollywood Web Artist. USA - California. Phone:323-230-8313.  CopyrightęDr.Rafael Caldera. Secure Zone
99% Brosers